El Piso Pélvico Y La Técnica Graham


Por Candia Garibay

El piso pélvico es la musculatura que rodea los genitales y que por su posición central en el cuerpo influye en la organización del movimiento como un todo. El tener un piso pélvico entrenado y feliz no solo es esencial para una vida sexual satisfactoria sino para mantener la integridad de la postura, especialmente de la región lumbopélvica.

Maria Teresa Lugo Sánchez bailarina del Ballet Nacional de México me preguntó por Facebook acerca del manejo del piso pélvico en la Técnica Graham y a continuación les comparto mi vivencia.

Las primeras experiencias en relación al piso pélvico fueron en Ballet y un tanto frustrantes dada la imaginería de aprieta un limón con los muslos o no sueltes una moneda imaginaria de las nalgas mientras haces el gran plié, que en lo personal mi cuerpo interpretó tensando.

Recuerdo haber investigado sin éxito lo que había ahí, entre las piernas, hasta que me sumergí en una biblioteca de ginecobstetricia para descubrir que entre las piernas hay músculos y no solo los de los esfínteres. Por mucho tiempo ésta ha sido una zona olvidada e incluso tabú, afortunadamente los libros de anatomía comienzan a incluirlo* y diversas disciplinas de movimiento lo toman en cuenta aunque no siempre de manera adecuada e incluso promueven un uso contraproducente. Es de suma importancia estudiar a fondo la anatomía de la pelvis antes de enseñarla.

Después cuando era aprendiz del Método de Pilates escuché por primera vez el término "piso pélvico" aunque las indicaciones siempre estaban relacionadas con juntar los isquiones o jalar hacia adentro la musculatura pélvica, a la par de indicaciones presentes en algunas clases de Yoga y Reiki supongo que bajo la filosofía de evitar que no se salga la energía por la cola, algunos incluso se aventuraron a decir que Moola Bandha se activa apretando el ano y todo lo que está alrededor. Quizá si sea esa la manera de activar tal candado energético o quizá lo aprendí mal, el punto es que esas prácticas también me generaron tensión de hombros, además de tensión pélvica.

Fue hasta que felizmente llegó a mis manos el trabajo de Nancy Topf y el psoas que empecé indirectamente a trabajar de manera más amable mi piso pélvico, recordé a Gerardo Delgado quien insistía en que relajáramos el ano durante sus clases de Release. Posteriormente conocí a Marie Jose Blom quien me permitió amablemente observar las sesiones que daba con SmartSpine para entrenar el Core y conocí la obra de Ruthy Alon, Diane Lee, Thomas Myers y Eric Franklin en relación a biomecánica e imaginería pélvica. Comprendí que en especial el piso pélvico se entrena primordialmente mediante su registro sensorial y asistencia en las funciones respiratorias, reforzando sus movimientos de expansión y consolidación orgánicos.

Al desarrollar esta consciencia comenzaron a tomar sentido indicaciones que en distintas épocas de mi vida me dijeran mis maestros de danza. Antonio González decía que en niveles avanzados las crestas iliacas también coordinaban y dirigían el movimiento de las piernas tal cual como lo hacían los omoplatos con los brazos. Orlando Sheker me indicó que en la contracción se toma al cuerpo desde adentro con la pelvis. Victoria Camero sostiene que el poder que irradia las piernas surge de los ovarios en las mujeres y los testículos en los hombres, insiste en que el movimiento de Graham se hace con la fuerza del interior.

El piso pélvico u diafragma urogenital está formado por el Levator Ani que tiene tres vientres musculares de cada lado: pubocoxigeo, iliocoxigeo e isquiocoxigeo. Tal como sus nombres lo indican van desde el coxis hacia el ilión abarcando desde el isquión hasta el pubis formando una especie de abanico que asiste la respiración, moviliza el coxis y asiste el movimiento de los iliones en relación al sacro. Junto con los músculos vecinos del periné y esfínteres conforman la base o piso de la pelvis. Su mecánica es compleja y de cierta manera percibo su movimiento como sutiles calibraciones en la pelvis que resuenan magnificándose a lo largo del cuerpo, especialmente en el patrón de marcha.

En la fotografía que acompaña este artículo observamos la vista profunda del piso pélvico como si fuéramos el corazón mirando hacia la pelvis. El Levator Ani está representado a la izquierda en morado, rojo y azul, mientras que a la derecha en naranja, rojo y amarillo. Agradezco a mis alumnos Gerardo y Jorge que al darse cuenta que en el Inspirah Pilates solamente había representaciones de pisos pélvicos femeninos, gentilmente decidieron regalar a este espacio las esculturas de los pisos pélvicos masculinos que elaboraron durante nuestro Balanced Body Pilates Teacher Training.

Dedico parte de mi entrenamiento personal de Pilates al Core que incluye Piso Pélvico, Transversus Abdominis, Multífidos, Diafragma y Psoas. Durante las clases de Graham busco evitar interferir con la mecánica de la pelvis y solo contemplar su reverberación como un todo. A veces percibo que un ilion gira en una dirección y el otro en dirección contraria al hacer espirales, que al contraer se acercan los isquiones y el coxis, que al hacer high release los isquiones se separan mientras la base superior del sacro gira hacia adentro, todo esto en escala aún más pequeña que un milímetro. Siento que al inhalar la base de la pelvis se abre dando paso al descenso del diafragma y los órganos, mientras que al exhalar la base de la pelvis se angosta impulsando el contenido abdominal y el aire hacia arriba y hacia afuera. Siento que mis huesos así como el interior de mi pelvis hacen contracción y high release, es una sensación íntima.

Para conocer el piso pélvico hay que vivirlo y explorar sus sensaciones, es un lugar íntimo y central, es importante la gentileza y paciencia. Es recomendable leer al respecto, hacer dibujos, esculturas de plastilina, platicarlo y cantarlo, traer su anatomía a la luz y al diálogo abierto, recordar que nuestra vida viene de un par de entusiastas pisos pélvicos.



Si te gustó este artículo regálame un comentario aquí mismo y compártelo en tus redes. Si hay algún tema o pregunta que te gustaría que se aborde en relación al cuerpo y el movimiento escríbela en el Facebook de Inspirah Pilates y con todo gusto le daremos un lugar en este espacio de inspiraciones compartidas. Para recibir contenido exclusivo solo regístrate AQUÍ 


* Apenas la reciente edición en inglés de Trail Guide to The Body de Andrew Biel incluye esta musculatura. Es admirable el trabajo pionero de Blandine Calais Germain con The Female Pelvis y de Eric Franklin con Pelvic Power.

*Biól. Candia Raquel Garibay Camarena es bailarina y bióloga, como faculty enseña el Entrenamiento para Instructor de Pilates en su estudio Inspirah Pilates el cual es un Licenced Training Host Site de Balanced Body. inspirahpilates@me.com www.inspirahpilates.com












2 comentarios:

  1. Candia, maravilloso artículo.

    Gracias por compartir tus experiencias y conocimientos acerca del suelo pélvico.

    La narración es muy clara y esto permite que el lector comprenda y conecte con lo que dices aunque no hayan hecho nunca Graham, o ni tan siquiera danza (como es mi caso).

    Sigue escribiendo más sobre este tema y con este maravilloso lenguaje cinético-sensorial.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola hola,
      que bueno que te gustó la reflexión sobre el piso pélvico, lugar clave en la organización del cuerpo.
      Abrazos,
      Candia

      Eliminar