Pilates Después Del Embarazo: La Flor Pélvica



El embarazo conlleva una inmensidad de cambios fisiológicos en la mujer y Pilates ofrece maneras de reajustar el cuerpo después del parto, en especial retomar el tono del piso pélvico si fue un parto vaginal. 

Una manera práctica de regresar a tu neutro es incorporar los principios del Método Pilates a tu vida cotidiana. Observa la manera en la que te sientas y como respiras, al estar bien alineada naturalmente haces trabajar a los músculos que te sostienen, especialmente al piso pélvico que sostiene tus organos. 

Para entrenar el piso pélvico el primer paso es sentarte con la pelvis neutra, revisa este artículo y realiza sus ejercicios para que conozcas tus isquiones y encuentres tu centro: http://www.inspirahpilates.com/2012/01/alinea-tus-isquiones-con-pilates.html

Ahora que ya conoces tus isquiones vamos a completar la imagen de tu piso pélvico. El piso pélvico (levator ani) es el grupo de músculos que como un abanico conecta el coxis con los isquiones y el pubis. Para incorporar esta imagen, con una mano encuentra tu hueso pubis y con la otra el coxis, el último hueso de la columna que está justo antes del ano. Estás tocando la parte de adelante y de atrás de tu piso pélvico, imagina como los isquiones que forman los lados del piso pélvico, como un diamante o rombo.

Imagina que tu piso pélvico es una flor, que al inhalar se expande abriéndose con suavidad como una flor que se abre de día y al exhalar tu flor se va cerrando hacia arriba y hacia adentro. 

Lo más importante de este ejercicio de Pilates es mantener el trabajo justo en el piso pélvico, relaja el rostro, cuello, hombros y especialmente nalgas, si haces esfuerzo en otras partes del cuerpo vas a generar una compensación. La sensación de tu piso pélvico debe ser sutil de poca intensidad, consideralo como una meditación en movimiento para retomar tu centro.

Juega con imaginar que el centro de la flor es la vagina y luego que es el ano, por último imagina que el centro de la flor es en el centro de tu piso pélvico justo entre la vagina y el ano. Escucha que parte te es más fácil activar, quizá el frente o la parte posterior. Trata de balancear la intensidad para mejorar tu coordinación y de paso estarás incorporando los principios de movimiento de Pilates.

Mantén tu respiración fluida y tranquila. Recuerda inhalar y soltar abriendo la flor, exhalar y elevar cerrando la flor. Esta es la manera en la que se mueve el piso pélvico de manera natural, la estrategia es que el piso pélvico retome su funcionalidad y haga este movimiento sutil en automático.  

Ten paciencia en este ejercicio Pilates, los músculos del centro son sutiles y en un principio se entrenan más por la consciencia de la sensación que por hacer fuerza.

Toma tiempo para tí y verás que tu tiempo de familia se enriquece también. 



Este artículo está dedicado a Elba Isela Carbajal Carrasco, si hay algo en lo que te podamos ayudar haznos saber en nuestro muro de Inspirah Pilates en Facebook y con gusto escribiremos para tí: www.facebook.com/pilates.inspirah


Para recibir contenido exclusivo y los mejores artículos en tu email solo regístrate AQUÍ





*Biól. Candia Raquel Garibay Camarena es bailarina y bióloga, como faculty enseña el Entrenamiento para Instructor de Pilates en su estudio Inspirah Pilates el cual es un Licenced Training Host Site de Balanced Body. inspirahpilates@gmail.com www.inspirahpilates.com












No hay comentarios:

Publicar un comentario