EL TALENTO HUMANO, VENENO Y ANTÍDOTO


El talento humano es la realizacion conciente de potenciales a su
máxima expresión. Para algunos esto les significa trabajar
inflexiblemente por lograr sus objetivos, otros simplemente fluyen en
la solvencia de su propia realización y otros mueren en vida alienados
en frivolidades. Es responsabilidad personal encontrarse a sí mismo,
conocer sus anhelos profundos y realizarlos a satisfacción propia.
En el arte, el talento es la capacidad de trasformar lo ordinario en
extraordinario, de sumergir al espectador una estética cargada de
significaciones, de llevarlo al estado de perturbacion e incertidumbre
subjetiva donde es capaz de estremecerse, de verse reflejado o
desconocerse, de arrebatarse y cambiar su vida, creando asi un diálogo
estético que moldea la existencia. Es la capacidad del artista para
resonar a voluntad en el otro.
El talento es la coordinacion relacional eficiente del ser, haciendo
del acoplamiento entre el ambiente y el cuerpo una unidad consecuente
con su intención. Esta relacion con uno mismo y con todas nuestras
relaciones debe de ser un acto conciente hasta sus ultimas
consecuencias.
El talento humano para crear máquinas, bombas atómicas y sufrimiento,
ha trasformado significativamente las dinámicas planetarias
autoregulantes que mantienen las condiciones propicias para la vida,
hasta llegar a este punto de destrucción masiva de tejido vivo planetario.
Está en la conciencia de la dirección de nuestros potenciales el
aniquilarnos o cambiar radicalmente la manera de relacionarnos con el
ambiente y permanecer en este hermoso planeta. En nuestro caso, el
talento es veneno y antidoto.


Para recibir artículos como este directo a tu email solo regístrate AQUÍ 










No hay comentarios:

Publicar un comentario