El Espíritu De Merce Cunningham En México



A días de haber asistido a la función de la compañía de Merce Cunningham aún siento en mi cuerpo el eco del movimiento que los bailarines emanaron, a quienes en momentos percibí como seres nerviosos de bosque tropical y en otros como seres del futuro entre brillos metálicos.
Me siento afortunada de haber visto en vivo el legado de Merce quien abandonara su cuerpo en el 2009 y fuera uno de los más grandes coreógrafos de nuestros tiempos. Merce colaboró con distintos artistas de vanguardia, en esta ocasión disfrutamos de escenografías y decorados de Roy Linchestein, Robert Rauschenberg y Andy Warhol, así como música de Brian Eno y David Tudor.
La función fue energética llena del brío que distingue a sus bailarines. Tal como dijera Martin Lofsnes1, no hay compañía que maneje el balance como la de Merce, analizando su movimiento desde el punto de vista técnico todas las danzas se vivían al borde del abismo, saltando y aterrizando en un solo pie, haciendo eternos adagios sosteniendo o columpiando la misma pierna, diagonales de los saltos más estravagantes, cargadas inesperadas, transiciones riesgosas e infinidad de detalles que uno solamente puede rendirse en admiración ante el dominio de sí y generosa alegría que poseen estos bailarines.
También nos platicó Martin1, que Merce montaba distintas variaciones y media hora antes de la función formaba grupos y a cada uno les asignaba un orden a seguir las variaciones. El factor de lo inesperado y la apertura a lo desconocido ponía en un frenesí muy especial a los bailarines que entre movimiento y movimiento corrían a las puertas a ver la hoja pegada que indicaba la variación que seguía. Estoy segura que la segunda coreografía que vimos “Mini Event” consistió en tal travesura de Merce.
Fue bello también el percibir la influencia de Martha Graham en la técnica Cunninham, con motores de movimiento similares pero con una suavidad única lograda por Merce, quien logró algo único mediante el movimiento y la composición disonante de la escenografía, la música y la danza que parecía ir por su propia cuenta, este aparente caos me encantó, de cierta manera los elementos saturaron mis canales de consciencia llevándome a un estado peculiar de estético deleite.
Acerca de ver el trabajo de Merce, Victoria Camero2 añade que la motiva ver el desempeño de tales bailarines, le permite sopesar la situación personal, que sí que no, replantear así como valorar lo que si se está haciendo de nivel en México. Así mismo comenta que igual que la Técnica Graham, la Técnica Cunningham es difícil de encontrar en México ya que la única maestra que conoce que aún haga este trabajo es Clarisa Falcón.
Siempre es un misterio lo que el coreógrafo tiene en mente, yo vi como en el piso las sombras de los bailarines danzaban con ellos, cómo la iluminación le daba ligereza a sus cuerpos, como algo en mí balaba junto con ellos al contemplarlos y por todo ello desde mi corazón le agradezco al espíritu de Merce que en esa noche nos acompañó en el Palacio de Bellas Artes.

Para recibir las últimas noticias solo regístrate AQUÍ

Referencias
1 Martin Lofsnes, director de la compañía 360º y ex bailarin de la Martha Graham Compañy
2 Victoria Camero, primer bailarina del Ballet Nacional de México por diez años
Imagen tomada de:
*Biól. Candia Raquel Garibay Camarena es bailarina y bióloga, como faculty enseña el Entrenamiento para Instructor de Pilates en su estudio Inspirah Pilates el cual es un Licenced Training Host Site de Balanced Body. inspirahpilates@gmail.com www.inspirahpilates.com










No hay comentarios:

Publicar un comentario